Eric Voegelin es considerado por muchos como el historiador más importante del siglo XX. Russell Kirk lo consideraba de esta manera y además añadía que Voegelin era ciertamente el más provocador. Otros como Ted Mcallister, lo consideran un místico. Aunque su magna obra en varios volúmenes, Orden e Historia no encaja en ninguna clasificación estándar, su nivel de erudición ha sido considerado a la altura de la monumental faena que en su momento realizó Arnold Toynbee.

Acerca del tipo de conocimiento que Voegelin nos ha transmitido, Bernard Lonergan se expresó así:

"...es el tipo de conocimiento con el que las personas rigen sus vidas, es el tipo de conocimiento que científicos, eruditos, filósofos y teólogos presuponen cuando realizan sus trabajos especializados. Es el tipo de conocimiento que Newman escribió en su Grammar of Assent, que Polanyi escribió en su Personal Knowledge, y Gadamer en su Verdad y Método... 1

En el prefacio de Israel y la Revelación (el primer tomo de Orden e Historia), Voegelin afirma que cada civilización importante se ha visto con la obligación de crear un orden, y en ese sentido existe evidentemente una secuencia de ordenes (de las diferentes civilizaciones comenzando con las del Cercano Oriente), pero fuera de todos esos ordenes aislados, se percibe de manera clara a través de un discernimiento y análisis retrospectivo de la historia de la humanidad otro orden, digamos con O mayúscula. Dicho orden con O mayúscula es un orden que trasciende la historia de los pueblos, es una "realidad más allá de los planes humanos concretos, una realidad cuyo origen y fin nos es desconocido" Este es el dato que Voegelin ha encontrado y nos muestra a través de una minuciosa y laboriosa investigación empírica.

Los símbolos del orden

Voegelin dice que los principales tipos de ordenes a través de la historia se expresan a sí mismos a través de símbolos. Por ejemplo la filosofía es el símbolo de orden en la época de las polís y los grandes filósofos griegos, mientras que hoy en día en nuestros estados modernos, la forma simbólica de orden es la Gnosis.

La investigación en los diferentes tipos de ordenes y sus formas simbólicas, son al mismo tiempo una investigación en el orden de la historia que va emergiendo. Por ejemplo Israel, el Pueblo Escogido históricamente emerge del ambiente de los imperios cosmológicos. La tenue luz -esa verdad sobre el ser- que los pueblos mesopotamicos, cananeos y egipcios alcanzaron a reflejar en símbolos compactos, se articula de forma elocuente en la formación de un Israel donde el Dios que trasciende el mundo se revela como la última fuente de orden no solo en el mundo sino en el hombre, la sociedad y de la historia.

Voegelin defiende y afirma que la contemplación del orden en la historia, que apunta a un ser trascendente se encuentra dentro del rango de nuestro conocimiento empírico. Esto es análogo a la familia que afirma: nosotros no podemos explicamos en esta aventura llamada existencia sin la compañía de Dios a lo largo de nuestra historia concreta, y por cierto estos son nuestros testimonios e historia con Dios: "..."

Orden e Historia, - afirma Voegelin- es una búsqueda en la estructura del orden en que actualmente vivimos, porque el movimiento hacia la verdad en el hombre comienza tomando conciencia de su existencia en la no verdad.

Orden e Historia se divide en 6 voluminosos tomos que le tomaron a Voegelin 29 años en terminar. El primer tomo de Israel y la Revelación requirió conocimiento especifico de lo más nuevo en tiempo de Voegelin de la literatura erudita escandinava.

  • Tomo I: Israel y la Revelación (aquí pertenece el prefacio que acabamos de comentar)
  • Tomo II: El mundo de las Polis
  • Tomo III: Platón y Aristóteles
  • Tomo IV: Imperio y Cristianismo
  • Tomo V: Los Siglos Protestantes
  • Tomo VI: La Crisis de la Civilización Occidental.
  1. Collected works of Bernard Lonergan